Compartir

Cómo hacer pilates para embarazadas

Por Borja Lopez. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo hacer pilates para embarazadas

Durante el embarazo, el cuerpo sufre cambios considerables sobre todo en la zona del abdomen y la pelvis. Es por ello que bien aplicado, el método Pilates se puede convertir en un gran aliado para tonificar el cuerpo de las embarazadas. Es erróneo evitar la actividad física durante este periodo, pues la tonificación muscular es beneficiosa a lo largo de todas las etapas de nuestra vida. Si esperas un bebé, dedícate tiempo y anímate a probar el Pilates para embarazadas.

Necesitarás:
También te puede interesar: Cómo hacer pilates para los glúteos
Pasos a seguir:
1

Dirígete a un centro de Pilates especializado donde se impartan clases a grupos reducidos así como clases específicas para embarazadas.

2

Si practicas pilates en un gimnasio puedes correr el riesgo de sufrir lesiones ya que las clases nunca son personalizadas. Si es tu caso, informa rápidamente al monitor de tu estado para que te enseñe a adaptar los ejercicios.

3

Realiza los ejercicios frente a un espejo. De esta manera podrás corregir tu postura y adquirir el control sobre tu cuerpo con mayor eficacia.

4

No es recomendable practicar Pilates con calzado. Trabaja con calcetines o sin ellos para tener una mejor adherencia.

5

Utiliza una colchoneta para tumbarte sobre el suelo.

6

Lo primero es aprender a respirar correctamente para poder muscular y relajarte al mismo tiempo. En Pilates empleamos la respiración diafragmática.

7

Una buena respiración diafragmática consiste en inspirar por la nariz y espirar fuertemente por la boca como si hicieras vaho sobre un espejo, cerrando tus costillas y la faja torácica y apretando tu cintura hacia el interior, como si te pusieras un pantalón de una talla menos.

8

Para ello deberás tumbarte en el suelo sobre la colchoneta, colocando la pelvis en posición neutra. Puedes realizar las respiraciones con las piernas flexionadas.

9

Lleva el aire hacia los lados de tus costillas. Para notarlo, coloca tus manos sobre los costados de tus costillas para notar cómo se hinchan y aprende a conducir el aire hacia esos puntos laterales evitando abrir las costillas hacia arriba.

10

Esto te ayudará a abrir el pecho. Piensa en pegar los hombros y las escápulas lo máximo posible al suelo y estira las cervicales llevando tu barbilla al pecho. Imagina que un hilo tira de tu coronilla.

11

Combina las respiraciones con movimientos de cadera adelante y atrás para ir movilizando la zona pélvica.

12

Durante el embarazado el abdomen se estira considerablemente y es aconsejable fortalecerlo con precaución para estar preparada para el parto. Consulta a tu monitor de Pilates y a tu ginecólogo a cerca de los ejercicios abdominales que puedes hacer y cuáles debes evitar.

13

Tras el parto es aconsejable realizar actividad física para fortalecer toda la zona que ha sufrido. Existen clases de Pilates postparto creadas para que las mamás acudan con sus bebés. De este modo, no sólo recuperas tu firma física sino que creas un vínculo especial con tu hijo durante los primeros meses de su vida.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer pilates para embarazadas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Fitness.

Consejos
  • Recuerda vestir ropa cómoda y llevar el cabello recogido.

Escribir comentario sobre Cómo hacer pilates para embarazadas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer pilates para embarazadas
Cómo hacer pilates para embarazadas

Volver arriba