Compartir
Compartir en:

¿Es bueno correr si tengo varices?

¿Es bueno correr si tengo varices?

Correr es una de las actividades preferidas tanto por quienes comienzan con una rutina de entrenamiento físico como para quienes ya son expertos en la materia. Y las razones sobran: se trata de un tipo de ejercicio que puede ser practicado casi por cualquier persona con condiciones mínimas, se practica al aire libre, no requiere grandes ni costosos equipos y, sobre todo, brinda resultados estéticos y de salud en muy poco tiempo.

Pero si bien correr puede ser la causa de cuantiosos beneficios, también es cierto que su práctica requiere ciertas medidas: correr indiscriminadamente, sin la guía adecuada o sin cerciorarse con el médico acerca de la conveniencia de este deporte puede resultar perjudicial. En este sentido, una de las dudas más frecuentes tiene que ver sobre lo adecuado o no que puede ser correr si se padece de ciertas condiciones médicas. Por ejemplo, si eres de los que se pregunta ¿es bueno correr si tengo varices?, entonces sigue leyendo este artículo de unCOMO en el que encontrarás la respuesta a tu inquietud.

También te puede interesar: ¿Es bueno correr si estoy resfriado?

Qué son las varices y cuáles son sus causas

Las venas se encargan de hacer que la sangre que circule por todo el cuerpo y vaya de regreso al corazón. Este viaje implica una lucha contra la gravedad cuando el flujo sanguíneo debe ir desde las extremidades inferiores hasta la parte superior del cuerpo. Para que esto sea posible, las venas poseen unas válvulas que evitan de forma natural un retorno; sin embargo, cuando las venas se encuentran dilatadas, la sangre efectivamente va de regreso a la parte inferior del cuerpo, generando malestar, hinchazón, edemas y/o varices.

Las causas de las varices pueden ser genéticas por lo que, en este caso, se trata de personas que nacen con válvulas defectuosas, lo que acarrea problemas de irrigación sanguínea. También pueden ser causadas por tromboflebitis, que es la formación de coágulos sanguíneos que obstaculizan la circulación, lo cual puede ocurrir por permanecer mucho tiempo en estado de reposo, bien sea por estar sentado, acostado o parado de forma prolongada.

Otra causa de las varices puede ser el embarazo, pero en este caso se trata de una condición temporal que desaparece después del parto.

Correr con varices ¿sí o no?

A primera vista, parece natural pensar que no hay inconveniente en correr si se padecen varices, ya que las carreras, así como el ejercicio en general, estimulan la circulación y la oxigenación en la sangre. Sin embargo, hay otros factores a tomar en cuenta, como la presión que se ejerce en las extremidades inferiores con cada pisada al correr. Este golpeteo constante puede dañar las válvulas de las venas y esto no solo empeora la condición existente, sino que además estimula la aparición de varices nuevas.

Sin embargo, la respuesta a la pregunta ¿es bueno correr si tengo varices? es: depende del grado de inflamación. Si la condición es grave, lo recomendable es considerar otras opciones deportivas, pero si el trastorno es leve, hay algunas medidas que pueden servir para continuar con el entrenamiento:

  • Si se corre sobre asfalto, hay que sustituir la superficie por otra que absorba mejor el impacto, como la grama o el caucho de las pistas de atletismo.
  • Usar medias de compresión para aumentar la irrigación sanguínea.
  • Revisar regularmente con un especialista la condición de las varices. Si la condición se agrava, es una señal de que hay que dejar de correr de manera definitiva.

Este tipo de cambios en la rutina va a impactar notoriamente en el entrenamiento del corredor. Así que si sufres de varices es bueno que te plantees nuevos objetivos de entrenamiento acorde a tu condición, a fin de mantener la práctica deportiva sin poner en riesgo la salud.

Qué deportes hacer con varices

Si la condición de las varices es de importancia y las carreras ya se han descartado por completo, existen varias opciones deportivas de bajo impacto que pueden ayudar a mantener el bienestar físico sin sacrificar el buen estado de salud y sin empeorar el problema. Estas son algunas alternativas:

  • Natación: practicado bajo condiciones seguras, es un excelente ejercicio cardiovascular, especialmente para las extremidades inferiores si se practica el estilo braza. Si no es el preferido o se tiene más dominio sobre otros estilos no hay ningún problema, ya que igualmente va a resultar beneficioso. Lo mismo ocurre con el aquagym, que consiste en una serie de ejercicios que, al ejecutarse dentro del agua resultan más fáciles de hacer y son de bajo impacto, ideal para quienes padecen de varices.
  • Caminar: al igual que correr, es uno de los ejercicios cardiovasculares más populares debido a la facilidad que implica su práctica. Quienes tienen varices deben recordar que la marcha debe ser moderada y en las primeras horas de la mañana o al atardecer, para evitar que las altas temperaturas causen malestar en las varices.
  • Ciclismo: al aire libre o de forma estática sus beneficios para las extremidades inferiores son similares, ya que es la parte del cuerpo que más se esfuerza con este tipo de entrenamiento, ayudando a quienes padecen de problemas de circulación sanguínea.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es bueno correr si tengo varices?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Fitness.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre ¿Es bueno correr si tengo varices?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es bueno correr si tengo varices?
1 de 3
¿Es bueno correr si tengo varices?